-->

20 de junio de 2011

Mi primera vez... ¡¡¡con el Kinect!!!



En esta entrada os voy a comentar mi primera vez... ¡¡¡con el Kinect!!! (je je ¿que os pensábais mentes súcias? pero ya que estais, seguid leyendo, no seais malos.)

Para todo el que no lo sepa, Kinect permite a los usuarios controlar e interactuar con la consola sin necesidad de tener contacto físico con un mando, mediante una especie de webcam que reconoce gestos, comandos de voz y objetos e imágenes.

Lo primero es que, si piensas que el Kinect es de un tamaño parecido al de una webcam convencional, pues te vas a llevar el primer... ¡¡¡ZAS, EN TODA LA BOCA!!! por que es de un tamaño considerablemente más grande.

Tras llegar a mi casa con el aparato en cuestión, empecé a ojear un poco las instrucciones. En el panfleto pone que cada vez que muevas el Kinect, lo vuelvas a calibrar; que no le dé la luz directamente, blablabla... lo típico vamos. Pero como soy un agonias, paso de seguir leyendo y me pongo a probarlo para descubrir que no me va. Entonces pienso:

- ¡¡¡Joder, que me ha valido 150 euros, a mí no me jodas!!!

Pero al instante descubro que estoy gilipollas, ¿por que? pues por que el Kinect se conecta a la Xbox 360 mediante USB y con eso te iría... te iría si tienes la Slim claro, por que para los que tenemos el modelo corriente y moliente hay que enchufarlo, aparte del USB, a la corriente eléctrica.

Pero los problemas no cesan, por que entonces el aparato te pide como mínimo 2m entre donde la tengas colocada y tú (3m si jugais dos personas) así que pienso:

- ¿¿¿El puto Bill Gates este, se piensa que todos vivimos en casas como la suya o que???

Bueno, empiezo a hacer espacio en mi habitación para poder jugar. En ese instante, se me viene a la mente una gran verdad que decía la gente en los foros:

- Pues va a ser verdad que con el aparato este te pones en forma...

Como estaba haciendo un ruido de cojones mientras movía cosas en mi habitación, desde el pasillo oigo una voz que me grita:

- Iván... ¿que coño haces?

Exacto, era mi amorcito (mi novia, vamos) con la cual tuve una conversación muy interesante que pongo a continuación:

- Es que voy a jugar al Kinect -La devuelvo el grito.
- ¿Y por que haces tanto ruido? -Me vuelve a preguntar ella desde el pasillo.
- Es que es para jugar mejor -La contesto.

Tras vários segundos de incómodo silencio, vuelvo a oirla dercirme:

- Iván... ¿tu eres gilipollas no?

Evidentemente, ella pensaba que el Kinect era un juego más para la consola, así que la perdonaremos por eso, además es mi amorcito y la quiero.

Total, por fin empiezo a probarlo y la sensación inicial es bastante buena: funciona bastante bien, el lag de tus movimientos a cuando los ejecutas en el Kinect es casi inapreciable y el título con el que te viene parece bastante divertido (el Kinect Adventures.)



Pero al rato descubres que aburre de cojones por que el juego es una mierda. En el juego tienes solo 5 minijuegos que son:

1º - Uno en el que es una especie de frontón donde tienes que ir rompiendo bloques.
2º - Otro donde estás encima de una balsa que tienes que mover inclinando tu cuerpo, saltando, etc, mientras bajas por unos rápidos.
3º - En el siguiente estás encima de una plataforma, la cual va avanzando por un rail mientras vas esquivando obstáculos.
4º - Otro en el que estás como en una sala con gravedad cero, donde tienes que mover los brazos como si volaras, para cojer unas burbujas que van apareciendo.
5º - Y por último, uno donde estás encerrado en una pecera en la que se van abriendo grietas, que tu tienes que tapar con partes de tu cuerpo.



En fin, que el juego te deja con una sensación de no aprovechar el Kinect para nada... por lo que, con la intención de probar las posibilidades de cacharro más a fondo, me bajé más demos para ver que tal (Kinect Sport, Sonic Free Riders, Kinect Joy Riders, etc...) y con todos estos juegos te dejan con la misma sensación y con cara de... ¿¿WTF??

En definitiva, ¿os aconsejo la compra de Kinect? mi respuesta es si. Funciona bien, en cierto modo es inovador y tiene muchas posibilidades. ¿Os aconsejo que lo compreis ahora mismo? pues mi respuesta es no. Los juegos que hay ahora mismo son una mierda y te vas a llevar un desengaño.

Esperemos que los próximos títulos que saquen empiecen a aprovechar su posibilidades, por que los juegos que hay ahora mismo aburren al poco rato y si siguen por este camino, el Kinect se va a quedar como un periférico más, de los tantos que hay ya en el mercado, dirigido para un público más bien casual. Y os dejo, que mi amorcito me está llamando...

¡¡Saludos!!
(El mismo artículo en Gamefilia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario