-->

12 de septiembre de 2011

Yo y mi Slim



Hasta hace bastante poco, mi entretenimiento digital estaba formado por mi ordenador (exacto mentes lúcidas, desde donde estoy escribiendo) y mi flamante Xbox 360 Arcade.

Hasta que de repente, un día llegando a mi casa tras pasar una agradable tarde con mi novia, me encuentro con mi Xbox rota... y no por el problema de las tres luces rojas precisamente. Mi madre me la había tirado al suelo mientras limpiaba la leonera que es mi habitación...

Tras formar la de dios y la de cristo a la pobre mujer, ignorante del bien tan preciado que me acababa de joder, decidí perdonarla (es mi madre, joder) y pensar que es lo que prodría hacer con mi Xbox.

Pues no hice una mierda, ya que la consola no tenia arreglo. Pero como a rey muerto, rey puesto, a los pocos dias me compré una Xbox 360 Slim (con mi dinero, que la cachonda de mi madre se niega a pagarme una nueva consola...)



A continuación, os expongo mis impresiones sobre mi nueva adquisición:

La Xbox 360 me parece una gran consola actualmente: Su interfaz me gusta mucho más que el de Ps3, su online (aunque es de pago) va realmente bien, sus controles son bastante cómodos (cuestión de acostumbrarse, supongo) y los multis suelen lucir mejor (casi siempre...)

Pero todo hay que decirlo, la consola es fea de cojones. Parece la torre de un Pc y es un poco armatoste, por suerte la Slim tiene un diseño mucho más atractivo. De un color negro mate, las dimensiones se han reducido considerablemente (aunque sigue siendo algo grande) y el botón de extraer Dvd y ON/OFF es ahora tactil, haciendola más moderna.

Además de que esta viene con una cosa que es todo un acierto... ¡¡¡Wifi-N integrado!!! ahora por fin puedo jugar desde mi habitación sin necesidad de conectarme via cable Ethenet a un ordenador. Esto es un gran punto a su favor.

El ruido también se ha visto reducido. Con mi antigua Xbox, cada vez que jugaba a algún juego no instalado, el ruido que produccian los ventiladores era el mismo que cuando un avión estaba despegando. Sin embargo con la Slim, aunque sigue haciendo ruido, desde luego es mucho menos molesto.

También añadir que dispone de un conector especial para Kinect. Mientras que en mi antigua Xbox tenía que enchufar el Kinect via USB a la consola y a la corriente, con la Slim es simplemente enchufarlo a esta... cosa que la factura de la luz me agradecerá.



Debo decir que encima la consola me ha salido realmente barata, ya que está de oferta y solo vale 150 Euros (el modelo de 4Gb) mientras que la antigua, el año pasado me costó alrededor de los 230.

Pero no todo es maravilloso, por que los espabilados de Microsoft han diseñado un nuevo disco duro para este modelo, así que todos los discos duros de las consolas Fat no os valdrán.



- Si hombre... ¡¡¡Y una mierda.!!!

Eso es lo primero que pensé, ya que me apetece bastante poco gastarme más dinero en un disco duro teniendo el de 120 Gb de mi consola anterior. ¿¿Que hice?? pues resulta que el antiguo disco duro si que vale, lo que no vale es la carcasa. Así que la solución es desarmar el antiguo disco duro y comprarte una carcasa HDD de la Slim (estan desde los 10 a 20 Euros) y dar el cambiazo... y que os parece, ¡¡funciona!!

Una vez arreglado el problema del HDD, la única pega que me queda es el tema de la ventilación, porque observando el nuevo modelo debo decir que tiene menos "orifícios" que la anterior consola, así que espero no tener problemas en ese sentido.

¿¿Que opinais??
(El mismo artículo en Gamefilia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario